Etiquetas

martes, 31 de enero de 2012

PRESENTACIÓN



Desde hace largos años, pero intensificada en los últimos diez, en Mesoamérica, Centroamérica, Sudamérica, África, las políticas gubernamentales de despojo o expoliación presentan graves amenazas para sus pueblos 


Políticas de tierras y desarrollo rural que buscan profundizar el mercado de tierras al servicio de la agroindustria y el sistema financiero, incluyéndolas además como un nuevo renglón de la inversión extranjera directa; la intervención con megaproyectos mineros, energéticos y de infraestructura especialmente la gran minería transnacional a cielo abierto, que modifican el uso y la tenencia de la tierra y el desastre ambiental; la conversión de alimentos a combustibles de los cultivos de caña, palma aceitera, soja y otros, que ha provocado la expansión de la frontera agrícola y las agroempresas cuyos capitales empiezan a colocarse en los negocios del rentable mercado energético; la ofensiva privatizadora sobre las fuentes hídricas y las grandes represas que están en marcha y los megaproyectos de infraestructuras para las transnacionales energéticas; los Tratados de Libre Comercio; los planes de ordenamiento territorial y urbano, que colocan los espacios de vida de las comunidades en función de la globalización capitalista.


Lo que los gobiernos proclaman como “desarrollo” o “prosperidad” sólo encubren la profundización del saqueo de los recursos de la naturaleza. Para caracterizar el despojo hoy, es necesario contextualizarlo en el proceso de globalización de la economía mundial. Se evidencia que se ha dado de manera violenta, donde el control territorial, la militarización, la criminalización de la lucha y de la protesta social está aparejada a graves violaciones a los derechos humanos de la población, con énfasis e impactos diferenciales sobre comunidades indígenas, campesinas, afro descendientes, y muy especialmente sobre las mujeres…


Pero a la par, muchas organizaciones sociales, comunidades y redes (como es la Campaña contra el Despojo en Colombia) vienen desarrollando fuertes luchas y propuestas alternativas por unos planes de vida diferentes y enfrentados al “desarrollo capitalista”. Mujeres y hombres que defienden los bienes comunes (tierra, territorio, agua, minerales, bosques, biodiversidad, etc.), la defensa de la soberanía, la equidad y la existencia de las comunidades afrocolombianas, indígenas y campesinas y su derecho a escoger cómo vivir en sus territorios.


Este blog, de manera humilde, pretende aportar su grano de arroz a estas luchas, mediante la denuncia de las agresiones que se vienen cometiendo y dando voz a las personas que muchas veces no encuentran otros medios donde ser escuchadas. La responsabilidad del mismo es de Maria Jesús Pinto, activista social, antropóloga, feminista y convencida de la fuerza de la razón de los pueblos en lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada